POR QUÉ LOS TEST DE INTELIGENCIA NO PUEDEN MEDIR LA INTELIGENCIA

Ser inteligente, como la misma palabra lo dice, quiere decir tener la capacidad de hacer inteligible algo que todavía no lo era. Quiere decir generar ideas, parir conceptos. Hay personas que en toda su vida no experimentan el nacimiento de una idea, la mayoría de hecho. Es decir que ser inteligente es casi un milagro.

Ser inteligente es muy distinto a ser listo, ser un genio, ser sabio o un erudito. Ser listo quiere decir estar presto o alerta para responder rápida y adecuadamente a lo que se te pide. Ser inteligente no tiene nada que ver con la rapidez. Uno se puede tardar años en lograr hacer inteligible algo que nadie había podido ver, pero que uno sospechaba.

Ser un genio quiere decir ser un creador, como la palabra lo dice, otra vez. Pero un creador puede generar cosas materiales, no forzosamente algo inteligible, esa es la diferencia.

Ser un sabio es conocer de antemano lo que va a suceder. Un sabio no crea nada nuevo, por el contrario, observa la misma norma, los mismos patrones repetirse una y otra vez en todos lados, por eso parece que conoce el futuro, pero para él no se trata del futuro, sino de algo que ya ha sucedido millones de veces y es algo lógico que suceda.

Ser un erudito es quizá lo más bajo de esta escala que hemos venido haciendo. Como la palabra lo dice, erudito viene de ex-rudeza, en otras palabras: recién salido del régimen animal. Un erudito es aquel que aprende de memoria todo lo que se le presenta y su gracia es repetirlo cuando se le requiere. Además, alguien puede ser un erudito en muchas cosas distintas. Y, sin que una cosa sea mejor que la otra forzosamente, no es lo mismo ser un erudito en literatura medieval que ser un erudito en football obviamente. 

Pues bien, los test de inteligencia, en sus diferentes versiones pueden evaluar algunas de estas cualidades, pero no pueden medir la inteligencia, precisamente porque un test ya tiene prefiguradas las posibles respuestas que se pueden dar en él y cuáles de ellas supuestamente puntuaría alguien inteligente. Pero si alguien ya concibió tales respuestas, entonces cualquiera que conteste dentro de esa norma ya no es inteligente, porque no esta generando nada nuevo.

La inteligencia representa un desafío para toda norma establecida, para cualquier cosa que sea conocida. Incluso es posible que la inteligencia de alguien consista en pasar desapercibido para lograr algo que los demás desconocemos y ni siquiera podemos concebir. Así que finalmente concluimos que no hay que sentirse tan mal de no haber salido bien en los test de inteligencia porque quizá estamos en proceso de la procreación de una idea. Y más nos vale que nos aliviemos de eso, porque de no ser así todo será sufrimiento. 

P.D. Ser nerd es otra cosa de la que luego hablaremos.

 3oedunyqhomfp9ovxy

Categorías Creación, Erudición, Filosofía, Genios, Nerds, Pensamiento, Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close