Algunos apuntes sobre Arquitectura

Con respecto a la arquitectura soy muy purista. Considero que su belleza radica en su principal función: la utilidad. Rechazo el ornamento como una mera plasta sobre su estructura, pues prefiero la desnudez de esta última: en ella se ubica la génesis de la fuerza arquitectónica y la riqueza de sus materiales.

Para sorpresa de todos, en este caso prefiero estilos tan burgueses y poco experimentales como el neoclásico -en algunos arcos y monumentos, por ejemplo- precisamente por su sobriedad. Dicho estilo nos trae a la arquitectura en su presencia más sincera, portando con dignidad el mármol que le da forma, dándole forma a él.

Lo accesorio, lo excesivo, puede ser reservado a la escultura como acompañamiento arquitectónico, aunque ésta sea perfectamente capaz de existir en sí misma fuera de cualquier espacio que no sea el suyo propio. En este caso, el “ornamento” deviene acompañamiento, simbiosis perfecta entre dos expresiones artísticas heterogéneas cuya armonía encuentra otro sentido, positivo, sin subordinación.

Considero importante, por otro lado, reservar a la pintura y su supremacía, junto a su derecho natural de aparición, como la única de las artes que puede ser empleada sobre la estructura de la arquitectura sin que ésta pierda el resplandor de su presencia, muchas veces sepultada bajo la parafernalia del pastiche variopinto del decorado.

Además de lo anterior, la voluptuosa columna de cemento, por citar alguno de los materiales predilectos por los edificadores, encapsula y retiene el trabajo impregnado y cristalizado de los verdaderos arquitectos: las y los albañiles. Son sus manos y músculos los que dan forma a tan compleja estructura, y su registro corporal es más plausible y perceptible frente a la desnudez de los soportes, las tarimas, los muros y las trabes. Se siente la vida empleada en la construcción de dichos gigantes.

Por último, conviene recordar que es gracias a la arquitectura que persiste y permanece la cultura, herencia de la humanidad que permanece a pesar de la muerte de todas y todos. Además, da abrigo y refugio a todas las otras artes. Su raison d’être se encuentra trazada en estas coordenadas. Su perfección se haya en su rigidez y durabilidad. Todo lo demás es pirotecnia estilística de mentes distraídas y sobrellevadas por la centrífuga fuerza del barroco y su derroche de sinsentidos.

Categorías Filias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close