Bajo el umbral de una posible guerra

A continuación, una fortuita reacción frente a los acontecimientos actuales que no intenta ser explicativa, pues es ante todo especulativa, y que busca reparar sobre el acontecimiento global más  significativo del momento.

Las condiciones actuales del mundo nos permiten visualizar un futuro devastador, no porque el ahora sea armonioso, sino porque todo indica que el futuro y su fuerza bélica trastocará a muchas más comunidades y realidades: nos podríamos encontrar dentro del umbral de la tercera mundial. Sobra decir que las condiciones materiales que nos separan de la segunda guerra son bastante diversas, la técnica ha alcanzado un relieve cósmico y sin mayor esfuerzo podría destruir el planeta y la vida con él.

El corazón de Europa, como lo habría llamado Hegel, ha decidido aliarse con la Libertad encarnada, Estados Unidos de Norteamérica, y se encuentran definiendo los planes a seguir a raíz del reciente ataque contra Siria orquestado por EUA, Reino Unido y Francia. Hay que dudar sobre la definición de estas acciones. En la guerra, la planeación es fundamental; podríamos estar no frente a una posibilidad de reconciliación, sino a una guerra ya pactada de antemano que ahora sólo simula su diálogo mientras ajusta detalles.

La nueva estadística y los nuevos algoritmos computacionales, técnicas y saberes relativamente contemporáneos, son unas de las muchas diferencias que nos separan, nuevamente, de la segunda guerra mundial, la misma que se ha convertido, simbólicamente, en el escenario más violento que han visto todas las puestas de sol. Ambos instrumentos permiten una planeación mucho más precisa de acción y de control. La distancia que tenemos del referente más próximo a lo que podría suceder nos obliga a preguntarnos: ¿Qué consecuencias podríamos sufrir, con el mundo, durante el conflicto? Sin pretender ser fatalista, o sí, tendríamos que considerar un eco y genocidio de escalas tan mayúsculas que gran parte de la población podría morir ¿Por fin la higiene fascista soñada?

Y este es otro aspecto interesante que sale a la superficie de este conflicto: la infección no erradicada del fascismo europeo que, como el animal más indeseable, tan sólo esperó el momento preciso para volver a parasitar con fuerza, porque siempre estuvo ahí. Si es cierto que comienza la tercera guerra mundial, habrá que ser conscientes del proceso se movilización total, como lo llamó Jünger, que ya debió de comenzar y frente al cual somos, consciente o inconscientemente, partícipes y cómplices.

El conocimiento acumulado sobre la guerra no ha parado y ha sido una de las artes mejor cultivadas con los presupuestos estatales, y parece que ahora tiene la oportunidad de presentar sus avances.

Ojalá que este ejercicio sea solamente literario y que los subsecuentes días relajen la tensión, ojalá….

Categorías Filias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close