Sobre –estoicismo y cinismo– Socratismo

En el caso de “no necesito más”, ¿hasta que punto podría ser imprudencia?, es decir, “no necesito comida, por eso ayuno”, pero si practicara yo eso todo el tiempo (lo mismo con el agua: “tengo sed, pero no beberé”), me podría hasta causar un daño. Eso contradiría de cierta manera el que yo cuide mi cuerpo para poder tener salud, y todo ello para que mi alma tenga una buena guarida. Sería quizá imprudente si yo me estoy deshidratando, pero si no tomo agua, dado que no la necesito y no quiero depender de nada, podría hasta morir. Entonces, en lugar de templar mi espíritu, lo estaría dañando.
Estoy consciente de que la muerte no es un mal, y que se puede aprender a morir y estar listo cuando es tiempo. Como en el caso de Sócrates: uno se prepara para la muerte, o bien, en el estoicismo uno adelanta el hecho de la muerte. Mi punto concreto es, ¿cómo ese no necesitar más no raya en la imprudencia? Sería contradictorio, si es que sí es imprudente, porque el sabio busca la prudencia. A su vez, yo creo que sería una mera necedad el hecho de asesinarse a uno mismo lentamente sin razón alguna, como dejando de tomar agua por completo. Aunque también podría suceder que ese lento suicidio no sería mera necedad porque alcanzaría en mi vida ese ideal de no necesitar más, y sería bueno. Aún así, me sigo preguntando si no raya ello en la necedad o en la imprudencia. 
Mi duda también apunta hacia los cínicos en cuanto que ellos daban dicha importancia a la resistencia física. Como lo apuntan las siguientes anécdotas: “se abrazaban [los cínicos] a una estatua cuando había calor”, o se acostaban el piso cuando hacía frío, sólo para resistir más. Pero igualmente, me pregunto: ¿hasta qué punto ello puede caer en la imprudencia? Sé que quizá el cínico lo que menos buscaba era la prudencia, pero tal vez uno sí, y tal vez uno quiera seguir ese punto de la resistencia al mismo tiempo.
Cuando digo imprudencia quiero decir: Hace frío, yo me abrazo a la estatua más helada que haya y con la menor cantidad de ropa pero, a la vez, tengo una terrible inflamación en la garganta, debida a una infección que está pasando a mis oídos y por ello estoy a punto de quedar sorda, por lo que podría ser quizás una necedad, pues más allá de volverme resistente me estoy dañando… ¿Cuándo eso se convierte en imprudencia o necedad? Uno rehuye de la necedad, pues los ignorantes son los necios e imprudentes…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close